Blogia

sinequipaje

Postales desde Bollywood

Bollywood Hasta ahora, siempre que pensábamos en la industria del cine por antonomasia, teníamos en mente las películas de Hollywood. Pero, en los últimos años, las cosas han cambiado. Aunque Hollywood sigue manteniendo una hegemonía económica a nivel mundial, ha surgido una nueva meca del cine, nada más y nada menos que en la India. Esta industria cinematográfica recibe el nombre de Bollywood, y produce más de 1000 películas al año (frente a las 650 que se producen en Estados Unidos).

Pero, sin duda, quienes han convertido a Bollywood en todo un fenómeno cultural son sus espectadores: más de 14 millones de personas ven estas películas cada día. En la India, el cine levanta pasiones. Gracias a un artículo de Cristina G. Lucio, he descubierto las fotografías que Jonathan Togorvnik publicó en su libro "Bollywood Dreams". Este fotógrafo israelí ha querido rendir homenaje al cine hindú a través de 100 instantáneas, en las que ha intentado capturar la esencia de esta industria.

Y, a través de sus fotografías, yo me he sumergido en el fascinante mundo de Bollywood. Voy a destacar algunas de ellas, para señalar las características más comunes de la mayoría de las producciones bollywoodienses.

Baile Bollywood

En esta imagen, podemos ver a las estrellas Govinda y Sonali Bendre rodando una secuencia de un musical. Los números musicales son elementos fundamentales en Bollywood. Normalmente, las canciones son interpretadas por los héroes protagonistas, que son acompañados por un grupo de algo más de una docena de bailarines. En la India no se concibe una buena película sin música ni coreografías.

bailarinas

Aquí, unas bailarinas se preparan para el musical "Jis Desh Mein Ganga Rehta Hain" . Como ya he dicho, las coreografías y la música son una parte fundamental de las pelícuals hindúes. Los fans compran cintas con las canciones de sus películas preferidas, y cantan e imitan los bailes de las estrellas. También se cuidan mucho todos los detalles de vestuario y los escenarios en los que se desarrollan las coreografías.

Cámara Bollywood

Estos son dos proyeccionistas del Padman Cinema, en la ciudad de Chennai. Algunos proyectores, como el de la imagen, llevan décadas mostrando las últimas producciones tres o más veces al día. Su vejez provoca una mala calidad en la imagen y el sonido. De todos modos, la baja calidad no supone un inconveniente para los espectadores que llenan las salas cada día.

cine ambulante

Pero en la India no sólo se puede disfrutar de las películas en salas. Las compañías ambulantes recorren el país llevando el cine adonde aún no hay salas permanentes. En la imagen, un operario revobina la película entre espectáculo y espectáculo, en el lugar en el que está situada la carpa que acoge las proyecciones.

Lo cierto es que el éxito de Bollywood es todo un misterio que nadie ha conseguido desvelar todavía. Algunos señalan que esta locura por el cine se debe a la peculiar mezcla entre acción, exotismo, música, glamour, romance, emoción, tradición e identidad nacional que ofrecen las películas. De hecho, el apodo de este género de películas es "masala". El nombre viene de un plato culinario hindú que contiene una mezcla de ingredientes, como sucede en las películas. Son historias, además, que siempre terminan con un final feliz.

Para la realizadora hindú Nasreen Munni: "la historia del chico que busca y encuentra a la chica, vence a los malos y consigue que el orden social no se altere, junto a un aderezo de grandes escenarios y coreografías es el argumento típico de la mayoría de las producciones hindúes de éxito".

El público de las películas (compuesto mayoritariamente por hombres jóvenes) participa en la ficción, animando a sus héroes o abucheando a los villanos. Los espectadores idolatran a las estrellas de la gran pantalla. Entre las actrices más populares está Aishwarya Rai, mientras que entre los actores destaca Shahrukh Khan, estrella que en Occidente ha sido definido por muchos como "el Tom Cruise de la India".

Para quienes no hayáis visto nunca una película bollywoodiense, os puedo decir que las coreografías que se insertan en las historias se asemejan al baile de "Del Pita Pita Del" que tan famoso se hizo este verano, gracias a un anuncio de Coca-Cola". Si queréis descubrir Bollywood, podéis empezar con títulos reconocidos como "La boda del Monzón", "Lagaan: Once Upon A Time in India", o "Kabhi Haan Kabhi Naa" (que viene a decir algo así como "A veces sí, a veces no").

Ahora bien, si queréis conocer Bollywood más a fondo y no podéis permitiros un viaje a la India, en Internet encontraréis cientos de páginas dedicadas a esta industria, desde Bollywood World hasta Planet Bollywood. Eso sí, yo os vuelvo a recomendar el libro de Jonathan Togorvnik, "Bollywood Dreams", porque sus fotografías consiguen capturar la esencia, el colorido y los detalles de esta industria en auge.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Transilvania: Una visita al Conde Drácula

Drácula Bela Lugosi Cuando tenía ocho años devoré, uno tras otro, todos los libros de "El pequeño vampiro", escritos por Angela Sommer-Bodenburg. Desde entonces, siempre he sentido una extraña curiosidad por estas criaturas fantásticas.

A partir del Siglo IX, en las leyendas de diversas culturas europeas aparecen algunos seres tenebrosos que chupan la sangre de los vivos. Sin embargo, su líder no salió de las sombras hasta 1897, cuando el irlandés Bram Stoker publicó su novela "Drácula".

Hoy en día, más de cien años después, los mitos sobre los vampiros se han extendido como la pólvora, y se cree que el sanguinario conde vivió en Transilvania. Pero... ¿hasta qué punto es la leyenda cierta? ¿Realmente existió un Conde Drácula? ¿Y por qué Bram Stoker lo transformó en un vampiro?

Con estas cuestiones en la cabeza, decidí hacer un pequeño viaje al castillo donde supuestamente vivió Drácula.

El Pequeño Vampiro Durante el trayecto en tren pensé en todos los mitos, ideas y leyendas que existen sobre estas criaturas de afilados colmillos. Desde que Bram Stoker escribió su libro, la literatura se ha plagado de vampiros. Algunos son malos malísimos, despiadados; otros son buenos, y se sienten culpables por tener que alimentarse de la sangre de sus víctimas. Además de "El pequeño vampiro", ya mencionado, otra obra literaria sobre vampiros conocida mundialmente es la saga de la escitora Anne Rice.

Drácula Coppola
Todos los libros citados hasta ahora han sido llevados a la gran pantalla en algún momento dado. Algunos, como el de Bram Stoker, en más de una ocasión. La primera película que adaptó la novela de este escritor irlandés fue "Drácula" (1931), de Tod Browning, en la que Bela Lugosi interpretó al conde. Además de esta cinta, también me gustaría destacar el film de Francis F. Coppola: "Drácula de Bram Stoker" (1992). En esta película es Gary Oldman quien encarna a un Drácula muy pasional.

Durante el viaje también aproveché para leer diferentes textos sobre vampiros, entre ellos el divertido relato "El conde Drácula", escrito por Woody Allen (incluido en su libro "Cuentos sin plumas"). Y, casi sin darme cuenta, el tren llegó a mi destino.

La región de Transilvania está ubicada en el centro de Rumania, rodeada por los Cárpatos. Y no, no es un lugar plagado de tenebrosos árboles sin hojas, cubierto por un cielo tan gris que es casi negro, y que únicamente se ilumina con la luz de los relámpagos. Más bien al contrario. Montañas, bosques, valles y ríos se funden para crear paisajes preciosos que merece la pena descubrir. En rumano, el nombre "Transilvania" significa "a través del bosque" o "más allá del bosque", por lo que su propio nombre ya indica que esta región está rodeada de bosques y montañas.

Castillo Bran
Otros elementos muy característicos de los paisajes transilvanos son los castillos. En esta región se pueden encontrar muchas fortalezas, todas ellas majestuosas. Además, es cierto que todos los castillos tienen un aire de leyenda a su alrededor. De todos ellos, el castillo más conocido de todos es el que yo fui a buscar: el
Castillo Bran.

Según me contaron unos lugareños, esta fortaleza fue la residencia del legendario tirano Vlad Tepes, más conocido como Drácula. Se dice que Bram Stoker se inspiró en este personaje histórico para escribir su famosa novela. Vlad gobernó Valaquia (que en la actualidad pertenece a Rumania) entre 1452 y 1462. Su gobierno estuvo caracterizado por la violencia y por su falta de escrúpulos. En esos diez años, este tirano ejecutó a más de 40.000 personas, empalándolas en largas estacas. Por ello se ganó el sobrenombre de "el empalador", y también el de "Draculaea", que en rumano significa "hijo del demonio". Yo no conocía esta parte de la historia de Rumania, y tengo que admitir que se me pusieron los pelos de punta.

Después de conocer tan escalofriante relato, alquilé un coche para explorar Transilvania. Así, descubrí que esta región tiene mucho que ofrecer, además de las leyendas del conde sanguinario. Sus gentes son sencillas, muy hospitalarias y de costumbres rurales. Conocen una gran cantidad de leyendas ancestrales muy diversas, que nada tienen que ver con vampiros.

Además de seguir la pista de Drácula, en Transilvania hay mucho que ver. Los visitantes pueden realizar excursiones por las montañas, conocer algunos de los muchos castillos que hay en esta región, practicar deportes invernales o visitar diferentes museos.

Lo cierto es que vampiros, lo que se dice vampiros... no vi ninguno. Pero tengo que admitir que la región de Transilvania tiene un encanto especial, y que sus castillos y bosques bien podrían ilustrar cualquier cuento fantástico.

Conde Drácula

Viajando al futuro

reloj de arena Hasta ahora, en este blog sólo hemos viajado a lugares. Países y regiones de todo el mundo, poblados mágicos, planetas... pero lugares, al fin y al cabo. Sin embargo, seguro que alguna vez todos hemos deseado poder viajar en el tiempo para volver a nuestro pasado, o para conocer nuestro futuro.

Pero como los seres humanos no podemos hacerlo (al menos de momento), nos dedicamos a crear historias en las que nuestros personajes sí pueden. La literatura y el cine cuentan con infinidad de historias sobre este tipo de viajes tan peculiares, cuyos protagonistas viven todo tipo de aventuras temporales. Ya sea utilizando máquinas del tiempo, viajando a través de agujeros negros, siendo teletransportados, o empleando giratiempos... Y es que cualquier objeto puede servir para viajar de siglo en siglo.

Sí, son viajes fantásticos, pero viajes al fin y al cabo. Por eso no pueden quedar fuera de este blog. Así que he decidido hablar brevemente de 5 películas en las que los personajes viajan o viven en el futuro. La elección ha sido muy pero que muy difícil, porque hay cientos de miles de películas futuristas. Al final he escogido cinco películas muy conocidas y muy diferentes entre sí, de distintas épocas. En cada una de ellas se plasma una visión muy peculiar del futuro (teniendo en cuenta que es el futuro de la época en la que se hicieron, y que en algunos casos nosotros ya hemos vivido esos años futuros.)

Sí, ya sé que he dejado muchos films en el tintero... Por eso mismo, al final de mi comentario sobre estas cinco películas, añadiré una lista con más largometrajes ambientados en el futuro. Y me gustaría que vosotros, lectores de Sinequipaje, aportáseis vuestro granito de arena, añadiendo a la lista las películas futuristas que más os gustan.

Dicho esto, ahora voy a comentar brevemente cómo se plasma el futuro en cada una de estas cinco películas.

Metropolis METROPOLIS, de Fritz Lang
Esta película alemana es considerada todo un clásico del cine. Lang nos presenta una gran ciudad, Metropolis, en el año 2026, cien años más tarde de la fecha en la que se rodó (1926). La sociedad de Metropolis es clasista e injusta, y está dividida en dos grupos: los Pensadores, que planifican todo (pero que no saben cómo funcionan las cosas) y los Trabajadores, que construyen y manejan las máquinas. Mientras la élite de los pensadores vive en la Metrópolis bonita, llena de jardines y estadios, los trabajadores viven en la parte subterránea, haciendo funcionar las máquinas que permiten el funcionamiento de toda la ciudad.

Es un mundo frío, mecánico e industrial en el que, en vez de ser los trabajadores quienes controlan las máquinas, parece que son las máquinas las que tienen supeditados a los hombres. Entonces, Freder Fredersen, un habitante de la élite pensadora de la ciudad, sigue a una joven hija de un trabajador. Al hacerlo se adentra en el mundo subterráneo de Metropolis, y queda sorprendido por todo lo que ve... Si queréis descubrirlo vosotros también, ved la película.

Blade Runner BLADE RUNNER,de Ridley Scott
En esta película de culto de los 80, Los Ángeles se presenta en el año 2019 como una ciudad caótica, fría y de estética un tanto cyberpunk. Los seres humanos han desarrollado la tecnología hasta el punto de construir unos robots llamados "replicantes". Estas criaturas son clones humanos físicamente perfectos, y son enviados a las colonias establecidas en otros planetas para trabajar. Eso sí, tienen una "fecha de caducidad" y, al cabo de unos años, mueren. Las versiones más avanzadas de replicantes tienen incluso recuerdos de una infancia que no han vivido nunca. A pesar de todo, los replicantes fueron declarados ilegales tras un sangriento motín en una colonia espacial. Por ello, se creó un cuerpo especial de policía, el de los Blade Runners, que están especializados en acabar con los replicantes.

Harrison Ford interpreta a Rick Deckard, un Blade Runner jubilado. A pesar de ello, le fuerzan a entrar en el cuerpo de nuevo, cuando cinco replicantes se escapan de una colonia y regresan a la Tierra. En esta misión, Deckard se enfrentará a mucho más que cinco rebeldes: tendrá que hacer frente a su propia identidad, y al amor que siente por una replicante.

La película está basada en el libro "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", de Phillip K. Dick. Yo me quedo con una cita de Roy, uno de los replicantes escapados: "He visto cosas que vosotros, los humanos, no podríais creer. Atacar naves en llamas, más allá de Orión. He visto rayos C brillando en la oscuridad, cerca de la puerta de Tannhauser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir."

Regreso al Futuro REGRESO AL FUTURO, de Robert Zemeckis
Si sois niños de los 80, como yo, seguro que habéis visto esta película en la televisión alguna vez (probablemente en Navidades, porque cada año reponen la saga al completo por estas fechas). Quizá no sea una obra maestra, pero "Regreso al futuro" es una película mítica para muchos.

Un coche DeLorean es en realidad una sofisticada máquina del tiempo, creada en 1985 por un inventor pelín chiflado, Doc (interpretado por Christopher Lloyd). El coche funciona con uranio, y para viajar al pasado necesita electricidad; para ir al futuro, basta con cargar el depósito con basura. Justo cuando le está enseñando su nuevo invento a su amigo Marty McFly (Michael J. Fox), el inventor es asesinado por unos terroristas iraníes. Huyendo de ellos, Marty se monta en el DeLorean y viaja al pasado, a 1955. Allí conoce a sus jóvenes padres, y propicia algunos cambios que afectan a su presente, para mejor. Y es que una de las lecciones que aprendemos con esta películas es que todo cambio en el pasado (o en el futuro, como se verá en las siguientes entregas) tiene sus repercusiones. Para volver al presente, Marty y el Doc del pasado conectan el DeLorean al reloj del pueblo, esperando el rayo que permitirá el viaje a través del tiempo. Cuando vuelve al presente, además, Marty consigue salvar la vida de su amigo Doc.

La película tuvo un éxito inesperado, y se hicieron dos secuelas: Regreso al Futuro II y Regreso al Futuro III. Ambas se rodaron ininterrumpidamente en un periodo de 11 meses, al igual que sucedió con "El Señor de los Anillos". Es en la segunda parte cuando Marty y Doc viajan al futuro. Marty compra un almanaque de resultados deportivos que le traerá problemas... y cuando vuelven a 1985 se encuentran con un presente alternativo, totalemente diferente. Para que todo vuelva a la normalidad tienen que volver al pasado, al punto en el que cambiaron las cosas... que no es otro que el baile de fin de curso de los padres de Marty en 1955. Para la tercera entrega, Zemeckis pensó que ya habían hecho todo lo que se podía hacer con la familia McFly, por lo que decidieron centrarse en Doc. Así que le enviaron nada más ni nada menos que al Oeste Americano del siglo XVIII. Pocas sagas viajan a través del tiempo tantas veces como ésta.

Gattaca GATTACA, de Andrew Niccol
"Gattaca" nos presenta un futuro en el que la vida de los seres humanos está determinada por su ADN. Los bebés son creados genéticamente, para que nazcan sin imperfecciones ni enfermedades. Además, a partir de su genética, quedará establecido su lugar en el mundo: dependiendo de su ADN serán atletas, o ingenieros, o científicos.

El personaje que interpreta Ethan Hawke, sin embargo, es lo que en el universo de Gattaca denominan "un hijo de Dios", nacido de manera natural. Así, Vincent nace miope y con una enfermedad de corazón, enfermedad que supondrá su marginación en la sociedad genética en la que vive. Le consideran un "No Válido", y por ello nunca podrá cumplir su sueño: viajar al espacio exterior. Pero Vincent no se resigna, y consigue "cambiar" su identidad por la de Jerome (Jude Law), un hombre con un ADN fantástico que sufrió un accidente y quedó en silla de ruedas. Vincent se pone implantes para alargar sus piernas, y pasa todos los tests de identificación genética utilizando la sangre, el pelo y la orina de Jerome. Así, consigue entrar y ascender en la empresa Gattaca, y se acerca cada vez más a su sueño de viajar a las estrellas.

Pero no todo será tan fácil... Además de vigilar cada pelo que se le cae para mantener en secreto su verdadera identidad, en la vida de Vincent se cruzarán un asesinato y una historia de amor con una "Válida" (Uma Thurman) que también trabaja en Gattaca. El tema central de esta película es la lucha de Vincent por la autosuperación, su lucha por demostrar que puede ser tan bueno como todos los "Válidos". Y es que, como dice en un momento de la película: "No hay gen para el espíritu humano".

Matrix THE MATRIX, de los hermanos Wachowski.
Nueva York, finales del S. XX. O al menos eso cree Neo. Este personaje interpretado por Keanu Reeves trabaja en una monótona oficina de día, y es pirata informático de noche. Entonces descubre que todo lo que él ha creído real durante toda su vida no es más que un programa informático, una fachada ficticia creada por máquinas intelegentes para mantener a los seres humanos bajo control. Neo es liberado del control de las máquinas por un equipo de resistentes, encabezado por Morfeo (Lawrence Fishburne).

Una vez liberado, Neo descubre que en realidad vive cerca del año 2199, y que, tras una guerra entre hombres y robots, las máquinas ganaron el poder sobre el mundo. Ahora controlan a los seres humanos, y los utilizan como energía. Los humanos están conectados a un programa llamado Matrix, que les hace creer que todavía viven en el S.XX, mientras las máquinas absorben su energía. Y no sólo eso... Además, Neo es el Elegido, la única que persona que puede destruir el poder de Matrix. Al principio, a Neo le cuesta aceptar estas revelaciones, pero poco a poco empieza a creer en su poder y descubre su capacidad para destruir a las máquinas desde dentro.

Esta película presenta un mundo desolador, frío y metálico. La única ciudad humana que queda sobre el planeta se llama Sión, y está oculta cerca del núcleo, donde todavía hace algo de calor. La primera entrega de Matrix supuso toda una revolución en el ámbito del cyberpunk, en el de la ciencia ficción y sobre todo en el de los efectos especiales. Pero aunque esta primera parte es una película notable, con un buen final abierto, las dos entregas que continuaron la saga (The Matrix: Reloaded y The Matrix Revolutions) dejan mucho que desear, al menos en mi opinión. De ellas puede salvarse la interpretación de Hugo Weaving como el Agente Smith, el omnipresente archienemigo de Neo.

--------------------

Ahora voy a añadir una lista con algunas películas que también están ambientadas en el futuro, o en las que los personajes viajan al futuro. Son películas que, en su momento, mostraron una visión concreta de lo que estaba por venir, y en algunos casos mostraron épocas y años que nosotros ya hemos vivido hoy en día.

Viajando al futuro a través del cine con...

- Metropolis, de Fritz Lang
- Blade Runner,de Ridley Scott
- Regreso al Futuro, de Robert Zemeckis
- Gattaca, de Andrew Niccol
- Matrix, de los hermanos Wachowski

- 2001: Odisea en el espacio, de Stanley Kubrick
- 2046, de Wong Kar Wai
- AI: Inteligencia Artificial, de Steven Spielberg
- Los visitantes, de Jean-Marie Poiré
- Terminator, de James Cameron
- El quinto elemento, de Luc Besson
- Minority Report, de Steven Spielberg
- Toda la saga de Star Trek

Si os apetece, podéis aportar vuestro granito de arena, añadiendo a la lista las películas futuristas que más os gustan.

Una Muggle en Hogsmeade

Cofre La tarde de ayer fue una de las más extrañas de toda mi vida. Aún me cuesta creer que lo que ocurrió fue real... Estaba yo en Londres, tan tranquila, curioseando entre las estanterías de la tienda de antigüedades JK's Antiques, cuando vi una cajita aparentemente inofensiva. Era muy bonita, de madera oscura con grabados de plata, y estaba en uno de los estantes más escondidos.

Como mi curiosidad no tiene remedio, la abrí. Dentro encontré un pañuelo de tela antiguo, que tenía cinco calabazas bordadas. Instintivamente, toqué el pañuelo y, antes de que pudiera darme cuenta, sentí algo muy extraño en el ombligo, como si alguien estuviera tirando de mí hacia atrás, con una cuerda, muy muy fuerte. La tienda empezó a dar vueltas a mi alrededor, parecía que me iba a caer...

Y de repente todo se paró. Me tambaleé un poco, pero enseguida recuperé el equilibrio. Dejé la caja rápidamente, en la balda de la estantería... sólo que ya no era la misma balda. Ni la misma tienda. Tras unos segundos pelín desconcertantes, me di cuenta de que a) no sabía dónde estaba y b) no tenía ni idea de cómo había llegado hasta allí. Al parecer, ese trocito de tela me había teletransportado, o algo así, a una tienda que estaba en alguna dimensión paralela.

Esta nueva tienda también era pequeñita, y tenía estantes y más estantes, repletos hasta las últimas baldas de libros y objetos curiosos. Escondí la caja detrás de una extraña bola de cristal, como las que tienen las adivinas, y me dirigí a la entrada de la tienda. Junto al mostrador, un tipo bajito, vestido con una túnica y un gorro muy raro, estaba concentrado, consultando algo en un libro gigante, polvoriento y muy antiguo. Intentando pasar desapercibida, me ajusté la bufanda y salí a la calle.

Hogsmeade nevado



La verdad, no sabía que me podía encontrar ahí fuera... Pero, para mi sorpresa, no estaba en ningún mundo desconocido, habitado por extrañas criaturas. Al salir de la tienda pude ver callejuelas y tejados de pequeñas casitas, cubiertos de nieve, con humo saliendo de sus chimeneas. Parecía que acababa de llegar a la calle principal de un típico pueblecillo británico. O al menos, típico en apariencia, si no fuera porque todas las personas que me encontré por el camino llevaban vestimentas tan extrañas como las del dependiente de la tienda de la que acababa de salir.

Tienda que, según indicaba el cartel que tenía detrás, se llamaba "Oddsmeade, the Oddest Shop in Hogsmeade". Bueno, gracias a ese cartel descubrí que estaba en un pueblo llamado Hogsmeade. Y me reconfortó saber que la tienda de la que acababa de salir, "Oddsmeade", se autodefinía como la más rara del lugar.

Harry GryffindorCaminé por la calle principal, dejando mis huellas en la nieve. A lo largo de la calle había diferentes tiendas, y todos sus ventanales y escaparates estaban decorados con elementos navideños, a cada cual más curioso. La calle estaba muy concurrida. Muchas personas, sobre todo niños, entraban y salían continuamente de los establecimientos. Deduje que los niños iban a las mismas escuelas, porque todos llevaban una especie de uniforme, con una capa abrigada y una bufanda (las bufandas, todas de dos colores, aunque en diferentes modelos: granate y dorado, amarillo y negro, azul y bronce, verde y plateado). Lo cierto es que nunca había visto tiendas como las de este lugar. Sus nombres ya eran de por sí curiosos (Devish and Banges, por ejemplo), pero los objetos y artilugios que vendían lo eran todavía más.

En Scrivenshaft's ofrecían material de escritorio: plumas, de muy diversos pájaros, para escribir, y pergaminos de diferentes tipos. En Gladrag's se vanagloriaban de tener sucursales en París y en Londres, y vendían capas muy elegantes. Esa tienda contrastaba con Zonko's, un pequeño establecimiento en cuya entrada había una decena de niños, riendo y jugando con lo que parecían ser artículos de broma. Pero sin duda había muchos más niños (y adultos también, todo sea dicho) en una tienda llamada Honeydukes. A través del cristal pude ver cientos de dulces y chocolates diferentes, y me dije a mí misma que, después de descubrir dónde estaba, podría hacer algunas compras.

Seguí caminando y vi la Oficina de Correos. Aquel edificio podría haber pasado por una oficina de correos típica, si no fuese por los cientos de lechuzas que esperaban fuera, descansando sobre amplios troncos, dentro de un recinto preparado para ellas. Además, estaban ordenadas por tamaño y distribuidas mediante un código de colores. Me estaba preguntando por qué tenían tantas lechuzas allí, cuando un encargado salió de la Oficina de Correos, ató un pergamino a la pata de una lechuza pequeña, y dejó que el pájaro echase a volar.

Continué por la calle principal hasta que me metí por una callejuela empinada y las casitas y las tiendas fueron quedando atrás. Entonces vi una casa grande y vieja, medio derruida. El viento golpeaba las puertas, se metía por los cristales rotos de las ventanas y por los agujeros que había en el techo (o mejor dicho, lo que quedaba de él). Me acerqué a una verja de madera vieja que rodeaba la casa. Allí también había varios niños, unos cinco, con los mismos uniformes raros que había visto antes. Esta vez sus bufandas eran granates y doradas, las de algunos, y azules y plateadas, las de otros.

Casa de los Gritos Una niña con bufanda azul se acercó a mí, y me preguntó si era la primera vez que veía la Casa de los Gritos. Nombre idóneo para semejante casona, debo decir. Cuando yo le contesté que sí, me empezó a contar toda una leyenda sobre el lugar. Se dice que es la casa más encantada de todo el Reino Unido, y que ha servido de guarida para gente de lo más extraño. Por lo visto, un ex-convicto que se escapó de una prisión muy chunga y que luego resultó ser inocente se había escondido allí durante un tiempo.

Al final de la tarde, otros tres niños y un hombrecillo que también pululaba por la zona me habían contado más historias, cada una diferente. Yo ya no sabía que pensar, ni qué creer, pero sin duda la leyenda que más me gustó fue la del profesor que era un hombre lobo, y que utilizaba la casa para esconderse y transformarse los días de luna llena. El niño que me contó esa historia añadió que ese mismo profesor, durante su etapa estudiantil en un colegio llamado Hogwarts (o algo así), también había utilizado la Casa de los Gritos como refugio. Y, al parecer, sus mejores amigos solían hacerle visitas de vez en cuando (amigos entre los que se encontraba el ex-convicto antes mencionado... qué cosas).

Un poco abrumada por tanta leyenda, di media vuelta y volví a la calle principal. Por el camino encontré otra tienda llena de niños, Weasley's Wizarding Wheezes, algo así como "Sortilegios Mágicos Weasley". Ahí también se vendían artículos de broma, y por lo visto el negocio era muy rentable. Hacía mucho frío, y tenía sed, así que, cuando vi el letrero de "Las Tres Escobas", no dudé ni un segundo y entré en el bar. Nada más abrir la puerta, choqué con una extraña mujer con pelo rosa chicle. La chica me pidió perdón unas diez veces antes de sonreír y salir del bar.

"Las Tres Escobas" me pareció un lugar acogedor, con una luz tenue y agradable. Había varios sillones y una decena de mesas, pero todas estaban ocupadas. Justo acababa de entrar cuando me sorprendió una leve explosión. Me giré y comprobé que el ruido venía de una mesa, al fondo, en la que dos dos tipos pelirrojos se reían, detrás de una nube de humo. Supuse que se trataba de algún truco, o quizá más artículos de broma de alguna de las tiendas que había visto en el pueblecillo. De todos modos, me chocó que nadie más se sorprendiera.

Me acerqué a la barra. No sabía si en este lugar tendrían las mismas bebidas que yo conozco, así que, cuando escuché a una niña pidiendo tres cervezas de mantequilla, decidí pedir lo mismo. La camarera me sonrió y me dio una. Lo cierto es que la bebida era deliciosa, dulce y chispeante. Mientras me la tomaba, observé a la gente que me rodeaba con curiosidad, sin entender todavía dónde me encontraba.

Monedas Puede que lo estuviera mirando todo con demasiada curiosidad, porque un tipo muy bajito y con cara divertida me miró, extrañado, y me preguntó si era una "Muggle". Yo le contesté que no, ofendida (aunque realmente no tenía ni idea de lo que me había llamado), y le dije que era extranjera. Él simplemente se rió, me guiñó un ojo, y se subió como pudo a un taburete que estaba frente a la barra. Después de ese encuentro, me di cuenta de que lo mejor sería pasar desapercibida... Y entonces llegó la hora de pagar. Vi que la gente le entregaba a la camarera unas monedas extrañas, de bronce, plateadas e incluso doradas. Yo dejé un billete de cinco libras sobre la barra, y salí rápidamente de allí.

La calle principal terminaba en una estación de tren pequeñita. Pude ver un tren rojo brillante, con su chimenea humeando, detenerse en el único andén. Me apetecía mucho acercarme a la estación, pero estaba anocheciendo, y decidí que sería bueno regresar a la tienda antes de que cerraran, porque para poder volver a Londres iba a necesitar la cajita y el pañuelo... O al menos eso esperaba.

Cuando entré en Oddsmeade, el dependiente seguía enfrascado en el libro gigante, y ni siquiera me miró. Cogí la cajita, la abrí, saqué el pañuelo y...

...Y tal como me había ido, regresé a JK's Antiques. Me costó unos segundos resituarme, pero no cabía duda: había vuelto a la Inglaterra que conocía. Me acerqué al mostrador y compré la caja, pañuelo incluido (y bien escondido dentro). La dueña de la tienda, Joanne K. Rowling, me miró, aunque no me dijo nada. La verdad, no sé si sabía que me había vendido mucho más que una simple caja.

Salí de la tienda, con mi cajita bajo el brazo. Me monté en el metro, tambaleándome todavía por todo lo que acababa de vivir. No había sido ningún espejismo, porque aún podía saborear el rastro que la cerveza de mantequilla había dejado en mis labios. No sé dónde estuve, ni qué pasó exactamente... Por lo visto, conocí un mundo lleno de magia, un mundo que merece la pena descubrir. Y fue algo tan especial y fascinante que sé que tengo que volver allí.

Lezioni d'Italiano a Verona

He descubierto que estudiar idiomas no te sirve únicamente para comunicarte cuando viajas a un país determinado... De hecho, puedes viajar mientras estás estudiando. A mí me ha pasado. El otro día, sin ir más lejos, mientras repasaba mis apuntes de italiano, pude recorrer las calles de Verona. Volver a esta ciudad, después de seis años, ha despertado en mí muchos recuerdos...

Snaps_Verona



Io sono, tu sei, lui/lei è, noi siamo, voi siete, loro sono.
Ciao! Come stai? Di dove sei? Io mi chiamo Francesca, sono di Verona.


Este viaje tan peculiar me ha hecho redescubrir los encantos de la Verona histórica y acogedora, con sus edificios antiguos y sus tejados anaranjados. También he podido reencontrarme con Elisa, Fabiola, Oliver, Anglano y Cinzia. Pasear con ellos por la Piazza Bra. Sentarnos en un banco, frente a l'Arena, y hacer planes para asistir a alguno de los espectáculos que se van a celebrar en este anfiteatro.

Le signore desiderano? Io vorrei un cornetto, e lei un caffè machiatto.


Tomar un café con Elisa, cappuccino o macchiato, en una terraza de la Piazza delle Erbe. Reírnos de las nimiedades del día, y charlar durante horas, sin preocuparnos por nada más. Después, seguir dando vueltas, sin ningún rumbo fijo, por las calles antiguas de la ciudad.

Piazza Bra



Cinquantacinque. Cuarantacinque. Trentacinque. Venticinque. Quin... quindici. Quindici. Quindici.


Visitar los puntos turísticos mas típicos, como la la basílica de San Zenón, los jardines del Palacio Giusti, o el Teatro Romano. Pero, al mismo tiempo, volver a otros lugares, menos conocidos, y redescubrir lo especial de cada rincón. Como, por ejemplo, la vista de la ciudad que se tiene desde determinados puntos del Ponte Pietra.

Nuovo-vecchio, singola-doppia, bello-brutto, magro-grosso, alto-basso.


Visitar, también, el emblemático Castelvecchio y su Museo, durante el día. Recorrer il Ponte Scaligero de este castillo, al atardecer, y contemplar la silueta de los edificios de Verona, con el río Adigio bajo mis pies. Por la noche, caminar entre las luces tenues de la ciudad y entre las curiosas sombras que crean las paredes del castillo.

Casa de Julieta



Io faccio, tu fai, lui/lei fa, noi facciamo, voi fate, loro fanno.


Volver a la Casa de Julieta, y contemplar sus paredes, cubiertas de graffitis, en las que personas de todo el mundo han dejado testimonio de sus amores y desamores. Entrar en el patio, y admirar la estatua de Julieta, y el balcón... Ese balcón que Shakespeare convirtió en todo un símbolo del amor trágico.

Andare al ristorante. Andare in pizzeria. Andare a scuola. Andare a casa.


También he vuelto a recorrer las calles estrechas y empinadas que llevan a casa de Elisa, en la que nos espera el aroma de la pasta fresca recién hecha. Fue en esta casa, de hecho, donde aprendí a disfrutar de la cocina italiana. Después de un buen plato de ravioli (o quizá de tortellini) y de una larga y relajada sobremesa, Elisa y yo cogemos el autobús, para regresar al centro y seguir disfrutando de todo lo que esta ciudad tiene que ofrecer.

Noi prendiamo l'autobus e torniamo al centro della città.


Arena de noche



Puede que a primera vista Verona parezca una ciudad pequeña, muy corrientita, nada del otro mundo. Pero, más allá de los cuatro puntos turísticos más típicos, Verona tiene algo, un encanto especial... Un encanto que yo ya tuve la fortuna de descubrir en su día, y que hoy he podido recordar.

Ciao. Ci rivediamo, un altre giorno.

¡Son las doce! ¿Mediodía,medianoche? ¡Qué más da!

¡Son las doce! ¿Mediodía,medianoche? ¡Qué más da!

Una de las noches del años más especiales es la nochevieja. Por un momento nos paramos a reflexionar. Saboreamos cada buen momento que tenemos guardado en nuestra memoria y soñamos con un futuro lleno de oportunidades.
Muchos son los "ritos" que hacemos para llamar a la suerte. Desde llevar ropa interior roja hasta quemar papelitos donde hemos escritos nuestros deseos. Y por supuesto aquí en España,no deben faltar las doce uvas.



Sin embargo hasta esta tradición va cambiando. Ya no solo el reloj que nos lleva al nuevo año no tienen que ser el reloj de la puerta del sol sino que las doce de la noche están dando paso a las doce del mediodía. En Vilagarcía de Aurosa volvió a ser este año la primera localidad española en celebrar la llegada del 2005. Desde 1998, cada año, a las doce del mediodía se reúnen en la Plaza de Galicia bajo el reloj de Caixanova un número mayor de participantes que no sequieren perder este acontecimiento.
La concejalía de Juventud es la encargada de organizar el evento.Este año, alrededor de 300 kilos de uva y 500 botellas de cava se han distribuido entre todos los asistentes. Al mediodía, todos están dispuestos ha empezar la fiesta. ¿Quién puede decir que las noche se les ha hecho corta? Espectáculos audiovisuales y musicales para toda la familia. Hasta los más pequeños han podido disfrutar. Para ellos, los refrescos y los zumos han sido sus mayores aliados. Este cambio en la tradición parece enrraizarse cada año más esta localidad gallega ya que sólo el desastre del Prestige la ha podido parar.
De todas maneras, tanto al mediodía como a medianoche..uno, dos,tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once y doce! FELIZ AÑO!!!!!"

EL CUARTO DE ATRÁS

-¿No le gusta viajar?
-Sí, me gusta, pero nunca me lo propongo;para viajar necesito estímulo. creo que los viajes tienen que salir al encuentro de uno, como los amigos, y como los libros y como todo. Lo que no entiendo es la obligación de viajar,ni de leer, ni de conocer gente,basta que me digan "te va a encantar conocer a Fulano" o "hay que leer a Joyce" o "no te puedes morir sin conocer elCañón Colorado" para que me sienta predispuesta en contra, porque, precisamente lo que me gusta es el descubrimiento, sin intermediarios.Ahora la gente viaja por precepto y no trae nada que contar, cuanto más lejos van, menos cosas han visto cuando vuelven. Los viajes han perdico misterio.
-No-dice él-, no lo han perdido. Lo hemos perdido nosotros. El hombre actual profana los misterios de tanto ir a todo con guías y programas, de tanto acortar distancias, jactanciosamente, sin darse cuenta de que sólo la distancia revela el secreto de lo que parecía estar oculto.
La última frase la ha dicho mirándome con una expresión diferente, indescifrable, como si estuviera aludiendo a otra cosa. Y me perturba porque me recuerda a algo que me dijo alguien alguna vez.
-Sí...la distancia-digo, como tratando,en vano, de recuperar ese recuerdo titubeante.
-¿La distancia, qué?
Le miro. Su rostro vuelve a ser el de un desconocido, inmediatamente, sobre esa pauta, recompongo la expresión indiferente del mío, renuncio a la búsqueda, vuelvo al texto.
-Nada, que tiene usted razón. Ahora está todo demasiado a mano. Antes las dificultades para desplazarse eran el mayor acicate de los viajes, cuántos preparativos, los viajes empezaban mucho antes de emprenderlo.

align="right"¡Lo que significaba, Dios mío, salir al extranjero!, con qué vehemencia se deseaba, parece que estoy viendo mi primer pasaporte;cuando al fin lo conseguí, dormía con él debajo de la almohada de la cama las noches anteriores al viaje. Yo creo que por eso le saqué luego tanto sabor a todo.
-También sería porque era usted más joven.
-Sí, claro, tenía veinte años. ¿Pero cree que ahora sale con esa ilusón al extranjero la gente de veinte años?

C.M Gaite.
El cuarto de atrás

Para que nunca perdamos esas ganas de conocer mundo y sepamos saborear cada momento de nuestros viajes y de toda nuestra vida. No hay viaje más intenso que vivir.

Si me lo pides...

¿Os habeis parado alguna vez a pensar las cosas que se pueden hacer por los amigos? Hay cosas a las que no puedes decir que no, aunque realmente te dé terror hacerlas.

qué miedo

Así tras largos días de indecisión y de dudas nos subimos a un avión camino a Utrecht!. Los motores se encendieron, y el avión se empezó a mover y a subir, y a subir, y a subir...cuando los oidos se me entaponaron y empezaron hacer ruidos raros...¡Ayyssss! Que me van a explotar!! Y abro la boca, más y más hasta que por fin lo noto.

Amsterdam !Está bajando! !Mirad allí abajo! !Se ven casas! ¡Estamos en Amsterdam chicas!
Pamplona-Barcelona-Girona-Amsterdam-Utrecht...ya sólo queda media hora y le veremos. Estamos cansadas,las ojeras nos delatan, sólo queremos dormir. ¡EH! que está allí...esperándonos en el otro arcén. !!HOLAAAAAAAAAAAAAA!! Abrazos, besos,risas,esperanzas,ansiedad. Poco tiempo para tan pocas cosas. Hablar y hablar y hablar. No me había imaginado nada, ni siquiera había mirado en internet cómo era aquella ciudad.¡Qué preciosidad!

La residencia, unos enormes bloques de pisos con cientos de habitaciones. Las habitaciones que en un principio habían sido blancas estaban decoradas por firmas, dibujos, pegatinas que cada cual pone a su antojo. Quizás parezca un descontrol y quizás lo sea, pero gracias a eso, puede que al día siguiente cuando salgas de tu habitación te encuentres con una poesía de parte de aquella persona para la que eres importante. Recordad que estamos con Erasmus. Todos de un sitio diferente pero todos unidos por una misma experiecia. Vivir en un lugar lejos de casa donde la dificultad de la comunicación hace que la vida sea más que intensa. Una vez situadas, sin más tardar una siesta, una ducha y a preparase que es sábado y hay fiesta. Al día siguiente, nuestro primer paseo en bicicleta por la ciudad. Miento, no fue el primero, pero los demás iba en la parrilla. Por primera vez cojí "mi" bici. Los días eran frios pero teníamos las sensación de estar viviendo nuestro "Verano azul" particular. Las calles daban tranquilidad, las tiendas más curiosas y los canales nos acompañaban en el camino.

UtrechtUna sensación me recorría el cuerpo. No podía dejar de pensar que todo era precioso y lo afortunada que era por haber encontrao un lugar en el que realmente me gustaría vivir. Quizás fue exagerao pero esa sensación no se me ha borrado. ¿Quizás es que el destino pretende que vuelva? Sí chiquilla, cuantos sacrificios hay que hacer por los amigos e?

Historia de Enoch

Esta es la historia de la legendaria y mitica, Primera Ciudad.

Enoch



Cuando Caín fue expulsado del paraíso por el crimen contra su hermano,conoció a Lillith en el desierto..

Lillith Ella le enseñó las artes oscuras, que combinadas con la maldición impuesta por Dios, le dieron terribles poderes.Le enseñó a crear progenie y así lo hizo.
Enoch, un joven ganadero de la primer aldea de los descendientes de Seth, era conocido por su tenacidad y su sabiduría de entre los suyos. Caín vió en él a su hermano Abel, quizás por su apariencia física o por sus habilidades y comportamientos. Lo cierto es que le conoció más profundamente y se convertieron en amigos inseparables. Una noche, Caín le contó la historia de su maldición y la de cómo había subsistido todos esos años. Enoch en vez de huir aterrorizado, pidió ser uno como él, y así lo hizo. Caín era feliz con la compañía de Enoch y le amaba, tanto que convirtió a otros dos mortales,Zilla y Abins, en vampiros a petición de este.

Marcharon por el desierto y allí fundaron una ciudad, Enoch, La Primera Ciudad,con el nombre del primogénito de Cain.La ciudad fue creciendo y al igual que su creador, los tres hijos decidieron aumentar estirpe. Entre los 3 hicieron 13 nuevos vampiros que empezaron a desarrollar sus diferencias. Ante este hecho, su padre decidio prohibir la creacion de nueva progenie. Pero esto no arregló las cosas ni mucho menos. Los 13 "nietos" de Caín se alzaron en sangre contra
sus progenitores sumiendo toda la ciudad en un campo de batalla nocturno, mientras que de dia manipulaban a los humanos a su antojo.

Los 3 cainitas de segunda generacion, los abrazados por Caín desaparecieron. Cuando Caín vió lo que había pasado, expulsó de su ciudad a los 13 y él también se marchó. Aquel dia, impuso a cada uno una maldición que se extendería a sus ascendencias, como castigo a los crímenes que cometieron.

De la ciudad nunca mas se supo. Nadie que la haya buscado ha vuelto para contar que hay en ella.Solo unos miembros de círculos secretos y muy estrechos conocen todos sus secretos.Según los escritos que se han encontrado, es una ciudad que ya no pertenece a este mundo, si no a la umbra.Una dimension entre la tierra y el mundo de los espiritus.

Umbra De ser así se explicarían las historias que se cuentan, de magos que buscan sabiduria en sus muros.Pero aparte de estos, solo los Garou pueden acceder a umbra, y ninguna de estas especies tiene el menor miramiento con los vampiros. Sólo unos pocos tienen acceso debido a sus ideales e intenciones. Puede que sean de esas fuentes los rumores que se extienden acerca del paradero de el Padre y sus tres hijos. Voces dicen que los cuatro están en Enoch bajo un sueño profundo y duradero. También dicen que cuando lleguen los tiempos de la sangre y la estrella roja no brille más, cuando el fin de los dias llegue a nuestro mundo, se abrirá la puerta a Enoch y Cain y sus hijos vendrán a juzgar a su progenie, y será el fin del mundo.

Auroras Boreales en Noruega

Aurora boreal

Como ya dije...

Ahora ya estoy haciendo planes para visitar la Laponia finlandesa este invierno. Eso sí, esta vez la cosa será diferente, ya que voy a cambiar el sol que nunca se pone por la noche que nunca termina. Además, estaré rodeada de nieve, y hará frío, mucho frío... Pero apenas me importa congelarme, porque tendré la oportunidad de ver auroras boreales, otro fenómeno fascinante que sólo se puede apreciar bien durante los inviernos árticos. Lo que está claro es que, independientemente de la estación del año que sea, Laponia es un lugar mágico y fascinante.

Mi compañera lide...

Noruega significa: El camino hacia el norte.

Noruega en invierno
La práctica del esquí alpino está muy generalizada en Noruega, llegando incluso a las montañas del norte del país, en Narvik y Tromso. El noruego entiende el invierno y el esquí de una forma diferente, ya sea por la baja densidad de la población o por los innumerables lugares donde se puede practicar este deporte, nunca encontrará una masificación de público en estas pistas. El aficionado que se acerque a comprobarlo podrá disfrutar con mucha libertad y naturalidad de su jornada en la montaña.

Otra característica del invierno en estas latitudes es la gran cantidad de actividades disponibles, como el esquí de fondo y de excursión, el esquí telemark, snowboard, bobsleigh, trineo, patinaje..., y, en el norte, motonieve, trineos de perros o renos. Pero no sólo hay diversión para los deportistas, ya que los espléndidos paisajes merecen ya el viaje.

Las Islas Lofoten, bajo la nieve, constituyen un espectáculo inolvidable, al igual que el Festival de los Sami, de los lapones de Kautokeino. Una de las mejores fórmulas para viajar en invierno es recorrer la costa a bordo de uno de los navíos del Expreso Costero, donde se encuentran menos turistas y más noruegos.

Cuando las Islas Lofoten se encuentran en plena temporada de pesca del bacalao y el mar se cubre de barcos pesqueros, es cuando encontramos, realmente, la Noruega auténtica.
La capital de los fiordos
Bergen, la capital de los fiordos noruegos, tiene casi mil años de antigüedad y está rodeada por siete montañas y el mar. Al entrar en la ciudad, por Vagen, llegamos al viejo barrio comercial de Bryggen y su muelle, la pura esencia de Bergen y sus tradiciones marineras y mercantiles. Sus casas de madera estaban construidas sobre la tierra, pero pensadas para estar lo más cerca posible del mar, estrechas y largas, en calles angostas. Recorrer las calles de Bregen es un placer para el viajero. Por todas partes se ven antiguas casas de madera.
La calidad del hospedaje de montaña es excelente. En Noruega, los hoteles han sabido combinar simplicidad, comodidad y encanto. Muchos hoteles cuentan con piscina, gimnasio y sauna. Si opta por la media pensión o la pensión completa tendrá la posibilidad de encargar una cesta de picnic para no tener que regresar a almorzar. A menudo tendrá a disposición té y café, gratuitamente, durante todo el día.
El invierno noruego atraerá especialmente a los apasionados del esquí invernal o de la búsqueda de la aurora boreal de las noches polares.
deportes, comida otras cosas

Noruega en invierno



Una característica muy particular de Noruega es que el sol nunca se pone en verano, casi no sale en invierno y se puede apreciar un maravilloso fenómeno natural llamado aurora boreal. Los cielos árticos y sobre todo en el norte de Canadá, Alaska, Noruega, Finlandia e Islandia, son el escenario más frecuente de las Auroras Boreales,por disponer de los cielos más oscuros y despejados. Las mejores ubicaciones para contemplar la Aurora Boreal se encuentran al norte del Círculo Ártico entre noviembre y febrero.

Aurora boreal Las tinieblas de la noche polar se ven surcadas por deslumbrantes arcos y franjas de luz violeta y azulada;relámpagos
verdes con las puntas rojas atraviesan el cielo y exquisitos tapices blancos,con estructuras increiblemente intrincadas,se funden unos con otros varias veces por minuto.Los indios canadienses creian que eran mensajeros de los dioses los que se manifestaban cuando la aurora boreal surcaba el
cielo.

Naturally, the northern lights have inspired both artists and travelers - once they have seen it. inspirado artistas

Así define la escritora Espido Freire sus impresiones sobre noruega.

The northern lights come into being when electrically charged particles, such as electrons and protons, speed into the earth's upper atmoshpere along paths created by the magnetic fields. When these particles descend to atmospheric heights of approximately 100 kilometers, they collide with gas particles in the upper atmospheric layer of air. A myriad of luminescent gleams arises as billions of collisions occur, and the northern lights materialize in all their resplendent colors.

hfdfpdfgrfgjfgfgoftrtrtrtrtrt lalalal lalaalladmsldd ff

Aurora boreal

Y se pueden ver imágenes como éstas:

Aurora boreal



Aurora boreal



Aurora boreal



Aurora boreal



---

Lide

art lide santa

viaje sol medianoche

ver auroras boreales

Finlandia

Sami

oficina postal

santa claus

Rovaniemi


actividades sol Noruega

Noruega

Ruta auroras boreales

LAPONIA - Está formado por el pueblo Sami "lapones", la etnia más antigua de Europa, con unas costumbres, cultura y lengua propias. Políticamente tienen su propio parlamento y ocupan una parte de Noruega, de Rusia y de Finlandia. Tal vez la parte más extendida está en Finlandia. Les vamos hablar de la Laponia Noruega. Los Samis han sido pueblos nómadas o trashumantes, dedicados básicamente al pastoreo de renos y también a la pesca. Con el tiempo han realizado asentamientos y en Noruega se concentran mayormente en Karasjok, en el corazón de la región denominada Samilandia, a 18 kms. de la frontera con Finlandia. Muchas de las instituciones Sami, como el Parlamento Sami, las Colecciones Sami y el Centro Cultural Sami se encuentran en Karasjok. Les recomendamos visiten el parque temático Sami que ofrece experiencias y actividades emocionantes en un entorno natural. En el Parque Temático podrán conocer Stálubákti, el teatro mágico, donde se realiza una magnífica proyección con efectos especiales, el documental les permitirá conocer el pueblo Sami de la antigüedad hasta nuestros días; podrán contemplar sus granjas de renos, sus cabañas y hábitat y hasta incluso realizar una cena lapona o "Sami" a base de reno, dentro de una cabaña , en unos bancos circulares entorno a la fogata central, al mejor estilo lapón.

Karasjok

La artesanía lapona en piel y en tejidos de brillantes colores y motivos geométricos es uno de sus grandes atractivos. También lo es la gastronomía local: desde el arenque, el salmón o el reno, hasta el rieska (pan), los glödkaka (unos dulces típicos) y las bayas salvajes que proporciona la vegetación local, todo sabe delicioso. Y, para quienes buscan una experiencia más urbana, es imprescindible visitar activas ciudades como la noruega Tromso

Hay buenas posibilidades para escalar y hacer surf, y hay lindas caminatas para turistas. La pesca es increíble y se puede disfrutar tanto en el mar como en pequeños lagos de agua dulce. Lofoten es un archipiélago un poco más al norte del círculo polar y consiste de seis municipalidades desde Raftsundet en el este hasta Skomvær en el oeste

Aunque sus causas están ya bastante bien explicadas, la aurora boreal permaneció durante muchos siglos
entre las curiosidades científicas, y su existencia aún sigue rodeada de fascinantes misterios. Siempre se
forma en lugares concretos de la atmósfera superior, con apariencia de arcos llameantes.

ver más auroras

lofoten islands

A vista de pájaro.

La Cerdanya desde el aireNunca había montado en globo. En realidad, lo más lejos que había estado del suelo era en el séptimo piso de casa de mi tía o en alguna que otra montaña rusa. De pequeña solía ver a Willy Fogg reproduciendo los viajes surgidos de la mente de Julio Verne en “La vuelta al mundo en ochenta días”, así que, al final, fue como un sueño hecho realidad.

El verano de 1998, cuando una amiga catalana me sugirió hacer un recorrido turístico, acepté encantada. Era la primera vez que viajaba a Barcelona y tenía muchísimas ganas de verlo todo. Cuando ya estábamos concretando el plan, me aclaró un detalle importante, el viaje era en globo aerostático. Admito que la idea no me hizo mucha gracia en un principio, pero en seguida me animé.

21 de agosto de 1998. Un día soleado y tranquilo. Mi amiga llevaba tres días tratando de convencerme de que cada jornada que pasaba era la idónea para montar en globo, pero yo retrasaba el evento. ¡Con las rachas de viento que corrían…!

Al final llegó el gran día. Partimos de Puigcerdà. La verdad es que impresiona bastante montarte en una cesta... ¡de mimbre! y ver la llamarada de gas tan cerca. Poco a poco el globo trataba de elevarse. El guía desprendió los pesos y nos separamos del suelo.

La sensación es muy extraña. Yo me sentía muy frágil, al libre albedrío del viento. Sobrevolamos la Cerdanya, donde se distinguían pequeños pueblos rodeados de un paisaje verde. También pudimos admirar la omnipresencia de los Pirineos que parecían escudar al paisaje. Como el día estaba muy despejado, alcanzamos también a ver Montserrat, algo que, según nos explicó el guía, no es posible cuando hay nubes.

Montserrat



Tengo que admitir que el trayecto fue precioso. Nunca había estado tan cerca de las nubes. También vimos diferentes aves, que revoloteaban curiosas a nuestro alrededor.

El aterrizaje fue muy tranquilo, aunque bastante tenso para mí. Los cinco tripulantes del globo aerostático (una pareja alemana, mi amiga, el guía y yo) nos dirigimos a una masía típica catalana, donde nos ofrecieron pan tumaca , con embutido y butifarra como almuerzo. Finalmente, brindamos con una copa de cava y nos entregaron un diploma de vuelo que tengo colgado de mi cuarto.

Lo más bonito, sin duda, las fotografías desde el aire.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

"Cuidado, carro tirado a caballos"

Cuidado, carro tirado a caballosTodo ocurrió en mis primeras vacaciones a Estados Unidos. Me dirigía al país de los rascacielos, las multinacionales, las prisas, la mezcla desordenada de millones de personas, el caos el ruido… Sin embargo, no fue eso lo que más me impactó. Quién me iba a decir a mí que precisamente allí era donde iba a encontrar la mayor tranquilidad que había visto jamás.

Todo ocurrió un día de agosto, cuando estábamos en Nueva York. Mis amigas estaban cansadas y habían decidido quedarse en el hotel para recuperar fuerzas. A mí no me apetecía dormir, así que conduje hacia las afueras de la ciudad, buscando un paisaje que fotografiar.

De repente, ví una señal que llamó mucho mi atención: “Cuidado, carro tirado a caballos”. Me desvié por el camino de mi derecha. A los lados se extendía un trigal enorme y la señal anunciaba que vería caballos. Por qué no.

Al avanzar un par de kilómetros, me encontré con un pequeño poblado de casas de madera. Alrededor había pequeñas huertas y una iglesia. También había una plaza con una fuente y mucho, pero mucho, silencio. Al momento, los cascos de un caballo rompieron el silencio. Tras de mí una especie de carro de ruedas metálicas tirado por el animal salía del pueblo; las riendas las llevaba un hombre de barba, vestido con tirantes, pantalones y chaqueta negros y sombrero de paja. No había duda, había ido a parar a un poblado Amish.

El medio de transporte habitual entre los Amish



De repente, la plaza comenzó a llenarse de gente. Me giré y caí en la cuenta de que salían de la Iglesia. Todos charlaban alegremente y felicitaban a una pareja que salía de mano. Parecía una boda, pero todo era extraño, no había arroz, ni fotos, ni gritos, ni trajes de gala.

Sentí un tirón en mi falda. “Hola”, me dijo la pequeña. "¿Sabes?, cuando yo me case cambiaré mi pañuelo blanco por uno negro como el de ella”, señalando a la chica que estaba siendo felicitado por sus vecinos. "¿Tú quién eres?”. Le sonreí y se acercó su madre. Ésta me hizo la misma pregunta y me invitó a tomar el té en su casa. No acepté en un principio, pero ante la insistencia de la mujer, y la curiosidad que me empujaba, terminé en un humilde salón, decorado con platas y telas, tomando el té más sabroso que he probado jamás.

La mujer me dijo que era de la cosecha de su vecina. Ella le daba té, y verdura a cambio de pollos de su granja. En la casa me reuní con toda la familia, dos chicos gemelos de unos 18-19 años, una chica de unos 16 y la pequeña de 12, a quien había conocido antes. El cabeza de familia era un hombre que vestía de modo similar al del carro que había visto al entrar en el pueblo, sólo que éste no llevaba sombrero.

Me llamó la atención que en la casa no hubiera televisor, ni equipo de música. Lo que alcancé a ver de la cocina era unos fogones de leña y, eso sí, ni un solo grifo.

Mujeres Amish con su vestuario característicoCharlamos durante casi hora y media. Los hijos eran tremendamente respetuosos y no pronunciaban palabra si no recibían permiso expreso de sus padres. La pequeña me contó cómo jugaba con los otros niños en el pueblo y que de mayor deseaba ser como su madre, que cosía unos vestidos preciosos. Me fijé en sus ropas y ví como tanto la madre como las dos hijas vestían unos trajes largos con un delantal por encima, dos de los trajes eran azules y el de la madre negro. Las tres llevaban un pañuelo en la cabeza, el de las hijas blanco y el de la madre negro.

Tomó la palabra el padre. Me dijo que no eran muy amigos de visitas de extranjeros (se refería a mí). Decía que la gente no hacía más que tomar retratos y que eso les incomodaba. Pero que les gustaba charlar. Me preguntó si no sentía curiosidad. Perdí la timidez inicial y le dije que sí.

Y así resumió aquel hombre de aspecto perdido en el tiempo su filosofía de vida: “Aquí tenemos una máxima: hoy por ti, mañana por mí. Y lo demás nos sobra. Si puedes prescindir de algo, ¿por qué llenar nuestra vida de objetos inútiles? Lo que ves es todo lo que tenemos y todo lo que necesitamos”.

Esta es una de las visitas que más me impactó de todo lo que visité en Estados Unidos, descubrir un modo de vida tan diferente a menos de dos horas de Nueva York. A la vuelta leí más sobre los Amish: una gente que sigue viviendo igual a pesar del paso de los siglos.

Kwanzaa!

Sello Kwanzaa Diciembre es un mes peculiar en cuanto a celebraciones. Por estas fechas mucha gente celebra la Navidad, sobre todo en Occidente. Sin embargo, en muchos otros lugares del mundo, la religión y/o las tradiciones culturales son distintas, y en estas mismas fechas tienen lugar diferentes festividades. Los judíos, por ejemplo, festejan Hanukkah... Y todos los pueblos panafricanos tienen Kwanzaa. Hasta hace poco, yo no había oído hablar de esta celebración. Por ello, aprovechando la oportunidad, decidí acercarme y conocerla de primera mano.

Kwanzaa se celebra entre el 26 de diciembre y el 1 de enero. No es una celebración religiosa, sino cultural: se basa en los valores y las tradiciones culturales de las civilizaciones con raíces en África. Por ello, Kwanzaa se puede compaginar con cualquier celebración de índole religiosa que tenga lugar en estas fechas. Así, puede ser practicada por todos los africanos, independientemente de su religión.

Kwanzaa La celebración de Kwanzaa fue creada en 1966 por Maulana Karenga, escritor, activista y profesor del Departamento de Black Studies en la California State University, en medio del movimiento de liberación de la raza negra que se dio en Estados Unidos en esta época. Los afroamericanos luchaban por sus derechos frente a la opresión, y buscaban promover y revitalizar el panafricanismo. En este contexto histórico nace Kwanzaa. Su esencia reside en buscar la unión de todas las personas de origen africano, independientemente de su nacionalidad o creencia religiosa, para rendir homenaje a sus ricas y variadas tradiciones.

Esta celebración fue concebida con diferentes objetivos:

- Para reafirmar y desarrollar las raíces de las culturas africanas.
- Para reforzar la unión entre las personas de origen africano, para reafirmar su identidad común, y para fortalecer la comunidad negra.
- Para acercar a la gente Los Siete Principios ("Nguzo Saba", en Swahili). Estos siete valores comunitarios de las sociedades africanas son:

1. Unidad ("Umoja"): "Perseguir y mantener la unidad en la familia, en nuestra comunidad, y en nuestra nación".
2. Autodeterminación("Kujichagulia"): "Para definirnos a nosotros mismos, nombrarnos a nosotros mismos, crear por nosotros mismos y hablar por nosotros mismos".
3. Trabajo colectivo y responsabilidad ("Ujima"): "Para construir y mantener nuestra comunidad entre todos. Hacer que los problemas de nuestros hermanos y hermanas sean también nuestros problemas, y resolverlos juntos."
4. Economía cooperativa ("Ujamaa"): "Levantar y mantener nuestros propios negocios y tiendas, y beneficiarnos de de ellos de manera colectiva."
5. Propósito ("Nia"): "Lograr que nuestra principal vocación sea construir y desarrollar nuestra comunidad, para que podamos devolver a nuestra gente la grandeza tradicional de nuestras civilizaciones."
6. Creatividad ("Kuumba"): "Esforzarnos siempre al máximo para hacer todo lo que podamos, de manera que dejemos nuestra comunidad más bonita y beneficiosa de como la heredamos".
7. Fe ("Imani"): "Creer con todo nuestro corazón en nuestra gente, nuestro padres, nuestros profesores, nuestros líderes, así como en la merecida victoria de nuestro esfuerzo."

Cuadro familia africana Cada día se rinde culto a uno de los Siete Principios. La Celebración en sí gira alrededor de las reuniones familiares: diversas actividades para la familia, comidas en las que se preparan recetas africanas, los cuentos y leyendas tradicionales, lectura de libros e historias sobre Kwanzaa, los juegos típicos, como el Oware, los instrumentos musicales africanos...

El refuerzo de los Siete Principios pone de relieve la importancia de los valores comunitarios africanos en general, que potencian la familia, la comunidad y la cultura, y que hablan de lo que significa ser africano y ser humano en el sentido más completo. Kwanzaa fue concebido como una manera importante y fundamental para reactivar estos valores y cultivar su apreciación, para recuperar la cultura y los valores africanos.

El último día de Kwanzaa es el Día de Meditación, y coincide con el primer día del año, el uno de enero. Es un día de autoreflexión. Se reflexiona sobre la vida, sobre el futuro, y sobre el compromiso de uno mismo con los más elevados valores culturales. Así, cada uno se autopregunta humildemente las tres cuestiones Kawaida, las cuestiones esenciales: ¿Quién soy?, ¿Soy realmente quien digo que soy?, ¿Soy todo lo que debería ser?.

Kinara

Además, la celebración de Kwanzaa tiene siete símbolos básicos. Cada uno de ellos representa los valores de la cultura africana que suponen una contribución a la comunidad y a su cultura. Estos siete símbolos son:

1. La cosecha (Mazao): Es el símbolo de las labores colectivas y productivas.
2. Las esteras (Mkeka): Simbolizan la tradición africana, y por tanto los fundamentos sobre los que se construye la civilización.
3. El candelabro (Kinara): Simboliza las raíces y los primeros padres africanos, de la África continental.
4. Mazorcas de maíz (Muhindi): Son el símbolo de los niños y del futuro que éstos representan.
5. Las Siete Velas (Mishumaa Saba): Simbolizan los Siete Principios, que suponen la matriz de los valores bajo los cuales deben vivir los africanos.
6. La Copa de la Unidad (Kikombe cha Umoja): Simboliza el principio fundacional de la unidad, que es lo que hace que todo lo demás sea posible.
7. Los regalos (Zawadi): Son el símbolo del trabajo y el amor de los padres, así como de los compromisos de los niños.

Bandera Todos aquellos que celebran Kwanzaa preparan y decoran su casa para recibir a sus familiares. Desde cestas africanas, objetos de arte, diseños textiles... Los símbolos africanos contribuyen a decorar las estancias para las reuniones. El rojo, el verde y el negro son los colores emblemáticos de Kwanzaa, y componen la bandera de esta fiesta. Esto se debe a que son los colores oficiales que Marcus Garvey estableció para todos los africanos, durante black freedom movement: el negro simboliza la gente; el rojo, su lucha; el verde, el futuro y la esperanza que surgirán de su lucha.

Es necesario entender el nacimiento de Kwanzaa dentro de su contexto histórico: los movimientos de liberación de la raza negra. Desde finales de la década de los sesenta, esta festividad ha evolucionado y se ha convertido en toda una tradición para los afroamericanos, y para todas las personas descendientes de africanos. Dicho esto, sólo me queda desear, a todos aquellos que lo celebren...

¡FELIZ KWANZAA!


Familia africana Kwanzaa

¿Qué tipo de viajero eres?

Maleta viajera No todos los viajeros somos iguales. Algunos prefieren seguir las rutas turísticas establecidas; otros viajan para descubrir un país por sí mismos, durmiendo al aire libre si es necesario. Algunos tienen su viaje planificado desde hace meses; otros escogen el destino con los ojos cerrados y prefieren lanzarse a la aventura.

Viajar es todo un mundo, y por eso en Sinequipaje hemos creado un pequeño cuestionario...

Descubre qué tipo de viajero eres


Es un test rápido y divertido que sólo os llevará un par de minutos, y que os ayudará a averiguar si verdaderamente sois unos viajeros sinequipaje.

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

No todos los viajes salen tan perfectos como creemos. En muchas ocasiones, nos sentimos defraudados y terminamos muy enojados. Ya no es solo cuestión de nuestro estado anímico sino de ciertas circunstacias como la pérdida de maletas, los escarabajos en las habitaciones, o el darnos cuenta que hemos sido engañados hace que año tras años haya un gran cantidad de quejas en las asociaciones de consumidores. Quien más o quien menos, se ha sentido decepcionado.

yo



Este fue mi caso ya hace unos años. Yo tenía 14 años y tras acabar segundo de la ESO hice mi primer viaje de estudios. Nuestro destino era Asturias, más concretamente la Bouza. Se nos dijo que era una granja-escuela con caballos, un montón de animales, fogones y hasta discoteca.

L Bouza
Todo un verdadero lujo. Nuestras bocas se hacían agua nada más pensarlo. ¡Imaginaros! Se puede decir que era la primera salida de todos los amigos en plan independientes, simplemente acompañados por unos monitores a lo que podíamos manejar a nuestro antojo.

Pero nada más llegar,la entrada al pueblo ya fue una decepción. Un pueblo pequeño que como mucho vivían 10 personas, el olor era insorpotable, la discoteca era una habitación con una bombilla de luz roja, no había ni un caballo y en la camioneta que nos llevaba de un sitio a otro no cabíamos todos. Muchos viajábamos tapados por mantas por si nos paraba la guardia civil. !Y para colmo! En la camionetas estaban pintados Heidi y Pedro rodeados de pajaritos! Quizás, si me ocurriese eso a estas alturas lo tomaría a broma, pero en plena adolescencia me resultaba bastante ridículo y me sentí hasta dolido. Y así es como llegamos a Oviedo para pasar el día. A los chicos nos dejaron sueltos sin monitoras. Tras el paseo de la sección de deportes del Corte Inglés, una vez en la calle, se nos acercó un hombre que nos preguntó nuestra procedencia y empezamos hablar del Osasunacuando de pronto nos dice: "Si correis, gritais o haceis algo ,saco un jeringuilla y os la clavo en el cuello". Nos quedamos paralizados, solo pudimos darle todo lo que llevábamos encima para que pudiese comprar su dosis y nos dejase en paz. No se nos pasó el susto en todo el día, no nos sepramos ni un momento y para colmo nos tuvimos que pasar todo el dia en un parque porque no podíamos ir a ningún otro lado sin dinero.

El Sol de la Medianoche

Sol de Medianoche Cuando era pequeña, una vez me contaron un cuento sobre un país de veranos sin noche y de inviernos sin sol. Aunque no sabía muy bien de qué me estaban hablando, en ese mismo instante supe que, si realmente existía semejante lugar, tenía que visitarlo algún día. Poco a poco he ido descubriendo que quien me contó aquella historia se refería, probablemente, al sol de medianoche. Este fenómeno tan curioso se produce dentro del Círculo Polar Ártico, donde, en las noches de junio y julio, no se pone el sol.

El pasado mes de junio, por fin, pude cumplir este sueño. Tomé un avión que me llevó a Finlandia, esa tierra donde antiguamente creían que terminaba el mundo. Después de curiosear por las calles de Helsinki durante dos días, viajé en ferrocarril hasta Rovaniemi, la capital de la Laponia finlandesa.

Mapa Círculo Polar Mientras cruzaba el país de Sur a Norte, a través de la ventanilla del ferrocarril pude admirar bosques, lagos y más bosques. Y es que los paisajes de Finlandia le dejan a una boquiabierta. La naturaleza es, sin duda, uno de los grandes patrimonios de los finlandeses: es el país europeo con mayor densidad forestal (el 72% de su territorio está cubierto por bosques), y tiene más de 60.000 lagos. Algunos parajes eran tan bonitos, tan tranquilos, tan perfectos... que te daban ganas de caminar durante horas y horas y perderte por ellos.

Poner los pies en esta tierra nórdica fue como entrar en otro mundo, un mundo completamente diferente. No muy lejos de Rovaniemi se encuentra Luosto, en un parque natural fantástico que se extiende a través de más de 3.800 hectáreas. Desde allí se pueden realizar diversas excursiones, para conocer la tierra de los indígenas lapones, llamados Sami, que viven en estas gélidas tierras desde hace miles de años. Las gentes de este pueblo hablan idiomas derivados de la lingüística escandinava, se dedican al pastoreo de renos y todavía visten la misma indumentaria que sus antepasados mediavales. Yo apenas sabía nada sobre este pueblo, y fue muy interesante conocer sus costumbres.

En esta tierra tan diferente probé delicias rarísimas, típicas de la gastronomía finlandesa. El plato lapón más conocido es el guisado de reno con puré de patatas, aunque yo, personalmente, me quedo con sus postres: la laskiapulla (un buñuelo de mazapán y nata) y el postre de camemoros dorados, (hecho con una baya). También tienen dulces muy particulares. Uno de los más típicos es el regaliz. Pero, además del regaliz normal y corriente (llamado lakritsi), los finlandeses adoran el salmiakki, un regaliz duro y fuerte, cubierto de azúcar por fuera, que puede estar relleno con diversas cosas, como pimienta. Es una mezcla de sabores extraña y curiosa, pero que está bastante buena.

Los Amantes del Círculo PolarPero volviendo al motivo principal de mi viaje... Os puedo asegurar que desde la montaña Kaunispaa (que significa "Cabeza Bonita") se tiene un inmejorable punto de vista para contemplar el sol de medianoche, con un gran mar de abetos a tus pies. En un lugar tan mágico, sentada en una silla durante toda la noche, pude ver como el sol paseaba por el cielo, rozando el horizonte, sin llegar a ponerse. Allí, perdida en el bosque de una montaña, iluminada por una luz fría y a ratos más débil, disfruté de un espectáculo mágico, relajada, sin agobios ni aglomeraciones de miles de turistas. Es una experiencia muy especial, que no se puede explicar con palabras, y que yo recomiendo a todo el mundo, ya sean personas solas o acompañadas, ilusionadas o desafortunadas, pesimistas o soñadores sin remedio, amigos o amantes... Para todos será algo especial, estoy segura.

Además de contemplar el sol, uno puede disfrutar de estos días sin fin de muchas maneras. De hecho, en la Laponia finlandesa se organizan diversas actividades para acompañar al sol durante estas noches de verano. Yo asistí al Festival de Cine del Sol de Medianoche, un festival peculiar y diferente que se celebra cada año. Por otra parte, quien lo desee también puede participar en el maratón Santa's Artic Circle Marathon, que tiene lugar en julio, o en diversos festivales culturales que acercan a los participantes a las costumbres finlandesas. También se puede disfrutar de estos días realizando excursiones a través de los parajes finlandeses, bien a pie, o bien en mountain bike, y los amantes del riesgo pueden practicar deportes como el rafting a la luz del sol de la medianoche. Entre las propuestas más curiosas, quien lo desee puede pasar sus vacaciones en granjas finlandesas, conviviendo con lugareños, literalmente alejados de la civilización.

Yo disfruté del Sol de Medianoche en Finlandia, pero en cualquier territorio que se encuentre dentro del Círculo Polar se puede ver este fenómeno, ya sea en Suecia, en Noruega, en Canadá, en Islandia o en Alaska. Y en todos estos lugares, con motivo del sol de la medianoche, organizan distintos eventos, desde maratones hasta festivales de rock.

Aurora Boreal

Ahora ya estoy haciendo planes para visitar la Laponia finlandesa este invierno. Eso sí, esta vez la cosa será diferente, ya que voy a cambiar el sol que nunca se pone por la noche que nunca termina. Además, estaré rodeada de nieve, y hará frío, mucho frío... Pero apenas me importa congelarme, porque tendré la oportunidad de ver auroras boreales, otro fenómeno fascinante que sólo se puede apreciar bien durante los inviernos árticos. Y puede que incluso allí, en el país de los renos, me encuentre con ese tipo regordete de traje rojo y barba blanca al que llaman Santa Claus. La leyenda dice que vive en un poblado secreto, cerca de Rovaniemi. Bueno, todo se verá. Lo que está claro es que, independientemente de la estación del año que sea, Laponia es un lugar mágico y fascinante.

Entre máscaras.

Máscara tradiconal coreana Andong Hahoe es el nombre que recibe una de las aldeas tradicionales coreanas que podemos visitar hoy en día. También es conocida como la aldea del río giratorio, ya que el Nakdonggang cerca tres de sus lados. Esta aldea pertenece a los descendientes de la dinastía Jeosen y conserva tanto su estilo tradicional de urbanismo como la arquitectura de las casas. Actualmente, cuenta con 180 familias, todas ellas descendientes de la saga Pungsan Ryu.

El río alrededor del poblado
El mayor valor de este lugar es que no fue recreado de modo artificial, sino que hay gente que realmente vive allí. Muchas de estas moradas fueron declaradas Tesoros Nacionales, así como Yangjindang o Chunghyodang. Otras casas, en cambio, son valiosas por el material con el que fueron edificadas, ya que éste ha ayudado a documentar los orígenes del poblado.

Hay un motivo real, aunque es más bien es natural, por el que esta aldea ha resistido el paso del tiempo. Se encuentra situada en un lugar privilegiado, rodeada de una gran llanura de fina arena que termina en un precipicio. El resto de límites los marcan el río Nakdonggang y altas montañas, que impidieron que en otra época la aldea fuera invadida.

Tradicional baile de máscaras


Sin ambargo, el mayor atractivo de la aldea para los turistas no es el paisaje natural ni su arquitectura. Su ceremonia de exhorcismo Byeolsingut, las Danzas de Máscaras y las representaciones teatrales tradicionales son lo que llama a visitantes de todo el mundo. Por ello, a finales de septiembre es el momento en que más gente hay en el poblado ya que se celebra un Festival de Danza de Máscaras de renombre internacional.

¿Fantasía o realidad?

la Tierra desde el espacioPartimos de la Tierra: 3… 2… 1… GO! Debajo de nosotros se enciendo una gran llamarada, el asiento vibra (menos mal que llevo el cinturón de seguridad puesto), algo nos empuja lejos del suelo… ¡Mira!, qué pequeñita se ve la gente desde aquí. Ya no hay gente. ¿Y esa cortina blanca? – Acabamos de atravesar los cirros, una especie de cortina de nubes blancas – anuncia una voz por la megafonía – Menudo susto. Vuelvo a mirar por el pequeño ojo de buey. ¡Ahí va!, pero si es verdad que la Tierra desde el espacio no es más que una pequeña esfera azul… Increíble.

Qué oscuro está de repente. Alrededor no hay nada. – "Señores pasajeros, estén atentos porque dentro de breves minutos pasaremos cerca de nuestro satélite, la Luna. No es nada que no puedan ver cualquier noche desde sus casas, la peculiaridad es que vamos a rodearla por lo que podrán ver la cara que siempre nos oculta." – Sigo mirando por la ventanita. Detrás se sienta un niño. Si me hubieran traído a mí aquí con su edad, incluso hubiera aprobado naturales…- Atención a la vista a través de la ventana que hay bajo sus pies, ahora mismo llegamos a la órbita de la Luna. Ese gran cráter que ven es el conocido como Mar de la tranquilidad.-

vista de Marte Estaría genial poder flotar por el espacio, tocar una estrella…- "En estos instantes rodearemos Marte. Podrán comprobar por qué lo conocemos como el planeta rojo y es que el terreno de su superficie, de origen volcánico, le confiere ese color"- No hay marcianos. Una pena.

El giro resulta un poco brusco, además, debemos llevar el cinturón tan prieto para no flotar que me estoy angustiando un poco.- Señores pasajeros, durante unos minutos tienen la posibilidad de soltarse los cinturones y experimentar los efectos de la gravedad cero. Si aminoráramos nuestra marcha, que en estos momentos es de 39.000 Km/h, la gravedad de Marte nos atraería hacia sí, por lo que nos estrellaríamos sin remedio .-Qué simpática. Parece que la gente se lo suelta y no pasa nada. Voy a probar.

- Por favor, vuelvan poco a poco a sus asientos. En breves minutos nos dispondremos a aterrizar.- Me siento, me ato el cinturón. Acabamos de pasar la Luna. Oscuridad. ¡Mira! El puntito azul. Ahora es como un garbanzo. Ahora mayor…- Les ruego apoyen las cabezas en el asiento, se ajusten el cinturón y respiren hondo. Vamos a entrar en la atmósfera de la Tierra.- La nave se tambalea, nunca he montado en avión, pero esto debe ser parecido a las turbulencias de las que tanto he oído hablar. Cierro los ojos. Aprieto fuertemente las manos.

Cruzando el espacio



- Ya pueden soltarse los cinturones. Levántense despacio, es normal que se sientan un poco aturdidos.- Qué rojas tengo las manos. Tengo las piernas dormidas; será por la tensión. Menuda experiencia.

Salgo de la nave. Hay fila para subir. Menos mal que estamos en Bremen. No me lo puedo creer. Este parque temático del espacio es increíble. Voy a ver el simulador de Star Trek.A ver quién me convence ahora de que realmente no he estado viajando por el espacio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Akemashite omedeto gozaimasu!

Akemashite omedeto gozaimasu!

O lo que es lo mismo, ¡Feliz Año Nuevo!Era mi primer año nuevo y quizás el último que pasaba en Japón. Llevaba allí ya cuatro meses viviendo con una familia. Noriko “mi” madre, Katsuro el padre, Harumi y Yunko mis hermanas de 29 y 26 años respectivamente.

yukata



La celebración de año nuevo empezó en un Ryookan (hotel típico japonés) enorme en el que todos los huéspedes llevaban yukata( kimono de algodón). Nos dirigimos a una habitación muy grande con el suelo de tatami donde se encontraban más familiares por parte de mi madre. Todos fueron muy agradables conmigo. Recuerdo a un hombre que hacía años trabajaba en un barco y había estado en España y Argentina. Me contó anécdotas con unas mujeres de un cabaret y me leyó la palma de la mano. Me definió como inflexible, que estaba enamorada y que me iba a casar a los 29 años.
Estábamos todos sentados en el suelo,descalzos y tomando ocha y dulces mientras esperábamos a que el resto de la familia fuese llegando.Como detalle para mí, reservaron una habitación doble, como la de cualquier hotel aquí, para compartir con mi hermana yunko que estaba estaba embarazada. Fue un detalle porque el resto de la gente dormía en una habitación grande todos juntos con el futón sobre el tatami.
A las 6 de la tarde llegó la hora de cenar. Todos en el suelo y con mesas individuales. Había muchos platos variados, salmón, cangrejo, soba, sopa, arroz... Después, empezamos a jugar al bingo. Al principio no hubo suerte pero al final me tocó un lote de champú y acondicionador,café y como regalo una hucha en forma de gato muy típico de allá.
Después, Yunko y yo decidimos meternos al onzen . El onzen son aguas termales que pueden estar al aire libre o tapadas , pero que te tienes que meter desnuda por lo que en un principio no me atrevía. Todo alrededor mía estaba nevado y nosotras allí calentitas en el agua. Después fuimos a cantar al karaoke, más bien yo escuchaba porque en español solo había canciones como “para bailar la bamba” o alguna muy antigua... que no conseguía entonar más que el estribillo. Después, mi madre se empeñó en hacer una sesión fotográfica vestida con la yukata.
A las 11 fuimos a dormir aunque nos costó porque empezamos a hablar y hablar... ¿os dais cuenta? ¡Al leer mi diario me doy cuenta que para entonces entendía lo que me decían y hasta podía responder!

textoalternativo



Al día siguiente nos levantamos temprano, desayunamos y nos dirigimos a casa de los padres de mi madre o sea de mis abuelos maternos.. Eran la primera vez que me veían y hasta me dieron el otoshidama (la paga para los niños pequeños en año nuevo). Luego, llegamos a casa y decidimos ir a Izumo taisha uno de los templos más antiguos y grandes de Japón. Hacía un frío impresionante, viento, nieve.....Lo estaba pasando tan mal por el frío que cuando me dijeron que íbamos a comer soba se me cayó el mundo. Había probado una vez la soba fría y no me gustaba nada pero sin embargo allí descubrí que también la comían caliente y me encantó.
Ya de vuelta, cogimos el coche pero en un segundo la carretera se puso blanca y el coche derrapó. Nos asustamos y decidimos coger un tren de vuelta. Las mujeres en tren y el padre en el coche. El viaje fue muy tenso, teníamos miedo de que a katsuro-san le pudiese pasar algo. Pero finalmente llegó a salvo. Esa tarde noche cuando estábamos juntos viendo la tele en el kotatsu y con moncha en mi regazo, llamó una tía de mi madre. Me iban a vestir en su casa con un kimono y me iba a enseñar a tocar sakura- sakura con un instrumento llamado koto (arpa japonesa)... esto solo es el principio de una experiencia que no olvidaré jamás..."

La senda de los elefantes

tapas

RiojaQuizás a estas alturas, después de pasarnos todas unas fiestas de comida en comida lo que necesitaríamos es pegarnos una semana haciendo deporte y depurándonos por dentro a base de una dieta de verduras y frutas. Pero como creo que comer es un placer no me resisto a desplazarme hasta Logroñoy aparte de ver a unos amigos, difrutar de su gastronomía gastronomíay del vino riojano. No creais que me da comisión ningún restaurante.Lo único que quiero es llevaros de pinchos por "La senda de los elefantes".

Si hay una tradición que perdura y que cada día adquiere más popularidad entre la gente es lo que se denomina "ir de pinchos". Para aquellos que no estén familiarizados con esta expresión decirles que consisteen ir por una zona repleta de bares y con tu consumición pedir el llamado pincho, que no es más que comida en pequeñas cantidades que acompaña a la consumición que estemos tomando. Sin duda, una manera muy efectiva para probar todos los productos típicos de la zona.
Los pinchos pueden ser tanto frios como calientes.La variedad y especialidades dependen de cada bar.

La "Senda de los elefantes" es en realidad la calle Laurel pero fue bautizada con este nombre en honor a la «trompa» que se solían coger durante los años 60, una peña después de recorrer los numerosos establecimientos de esta calle. La peña solía usar pegatinas con el dibujo de un elefante. ¡De ahí el nombre!

Esta calle se caracteriza por la existencia de numerosos establecimientos caracterizados por su gran tipismo, y por la fiesta anual del pincho que se celebra una vez al año con el nombre de la "laureada".

calle laurel




De barra en barra,la calle Laurel ofrece todo tipo de tapas, se puede citar los champiñones del bar Ángel y del Soriano (la especialidad de los bares logroñeses), los morunos del Lorenzo y el Páganos, los bocatitas de anchoas del Blanco y Negro, la sepia de La Rueda, las setas del cid, los embuchados del muro...Tampoco hay que olvidarse del marisco del bambi, lo caracoles del Simparía, las patatas bravas del Jubera, los pimientos rellenos del Sebas, la morcilla del Daniel, las chuletillas del Charro, los tigres de Casa Pali, las rabas del Diagonal, los morritos del Charli...Un amplio surtido de especialidades de la casa en un lugar con un encanto especial, la calle Laurel, famosa en toda España. No dejes de acercarte si estás de visita en la ciudad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres